Labranza de Conservación, una buena práctica.

Jueves, Enero 14, 2016

 Existen tres criterios básicos para una buena práctica de labranza de conservación, movimiento mínimo del suelo, dejar los residuos de la cosecha y rotación de los cultivos. No es una práctica agrícola más, sino todo un sistema de producción que no se puede implementar exitosamente sin conocer las características de la región.

Tiene los siguientes beneficios:

  • Menor erosión del suelo.
  • Mejor estructura y fertilidad del suelo.
  • Mayor biodiversidad.
  • Mayor rapidez en el establecimiento de los cultivos.
  • Menor mano de obra.
  • Menor uso de maquinaria.
  • Menor uso de combustible.
  • Menor emisión de gases de efecto invernadero.
  • Menores costos.
  • Menor precio en alimentos.


Share